jueves, 10 de diciembre de 2009

Cocinar pasta


La pasta es un alimento elaborado con una variedad especial de trigo llamado Triticum durum o "trigo duro". Cabe destacar que las pastas extrafinas pueden llevar huevo incluido en la masa (pastas "al huevo"), en tanto que las variedades de menor calidad se mezcla la sémola con harina de trigo común (Triticum vulgare) o de arroz (Oryza sativa).
El origen de la misma curiosamente no se remonta a Italia, sino al Lejano Oriente. El navegante veneciano Marco Polo en uno de sus viajes hacia la China descubrió una especie de fideos o tallarines hechos con arroz y los llevó a su tierra natal, donde se fueron popularizando y se hacían con trigo en lugar de arroz. Es por tal motivo que los nombres de los distintos tipos de pasta son en italiano (spaghetti, fusilli, rigatoni, macaroni, penne, mostacciolli, tagliatelle, fetuccine, linguine, etc.)
Para acompañar las mismas se suele recurrir a distintos tipos de salsa, a saber: bolognese, napoli, carbonara, Alfredo, quattro formaggi, pesto, etc.
Para cocer la pasta, debe colocarse en una olla abundante agua y montarse al fuego hasta que hierva. Al momento de hervir se sazona con sal (aseguran los italianos que "debe ser tan salada como el Mar Mediterráneo") y se agrega la pasta. Para evitar que se pegue, se suele añadir aceite; sin embargo, este paso no es necesario en las pastas tipo Premium. Se debe revolver ocasionalmente, no constantemente para así evitar que desprenda demasiado almidón. Una vez logrado el punto deseado (al dente) se añade un vaso de agua fría y se cuela. Inmediatamente lo ideal es mezclarla con la salsa. Si no, se suele mezclar con un poco de mantequilla o aceite de oliva para evitar que se apelmace.
Errores comunes al cocinar una pasta:
  1. Partir la pasta: No es conveniente hacer esto. Lo mejor es añadir un puñado de pasta de modo que se distribuya por toda la periferia de la olla.
  2. Revolverla demasiado: Esto hace que se desprenda demasiado almidón y que por tanto la pasta se pegue.
  3. Dejarla cocer demasiado tiempo: Con esto sólo se logra una masa pastosa que no aguanta el peso de la salsa. Igualmente si se deja en el agua de cocción durante mucho tiempo.