martes, 13 de enero de 2015

Otra forma de freír la yuca

La yuca o mandioca (Manihot esculenta) es una raíz comestible rica en almidón. Motivo por el cual es considerada como un carbohidrato, si bien algunas personas la consumen como verdura.
Hay varias formas de prepararla:

  • En el sancocho
  • Rallándola y exprimiéndola para hacer el célebre casabe.
  • Sancochándola
  • Friéndola
  • Haciendo los famosos buñuelos típicos de la Semana Mayor.
Para freír la yuca, normalmente primero se sancocha, se escurre y luego se fríe cortándola en trozos. Sin embargo, he aquí una forma diferente de hacerla.
Se necesita:
  • Yuca
  • Agua
  • Aceite
  • Sal al gusto
  • Salsas para acompañar.
Paso 1: Pelar la yuca, cortarla en trozos, quitarle la hebra central dura y hervirla en abundante agua con un poco de sal hasta que ablande bien y pierda parte del almidón. 
Paso 2: Una vez blanda la yuca, majarla con un machacador de papa o pasarla por una máquina de moler a fin de obtener una masa. Amasar bien.
Paso 3: Tomar porciones de la masa de yuca obtenida  y colocarla a freír en aceite caliente hasta que quede bien dorada.
Paso 4: Escurrir, colocar en papel absorbente para quitar el exceso de aceite, rectificar de sal y servir con alguna salsa al gusto (tártara, guasacaca, mojo criollo, kétchup, etc.)

También es excelente como acompañante de algún producto cárnico  (carne, pollo o pescado) asados o fritos.