sábado, 5 de mayo de 2012

Chuleta ahumada al vino



Las chuletas son cortes de carne extraídos de la parte cercana al costillar de animales como el cordero o el cerdo. En Venezuela, son más comunes las de este último.
Existen 2 tipos: la fresca llamada simplemente "chuleta de cochino" o "de marrano", la cual es de color rojo oscuro en crudo que se torna marrón al cocerse y la ahumada que es de color rosado y se cuece en un tiempo mucho menor que la anterior (No representa riesgo de infestación por parásitos, ya que es tratada con aditivos químicos como el nitrito y nitrato de sodio que los matan, amén de que el curado al humo y la salazón también ayudan).
Normalmente esta última se suele consumir frita, asada a la plancha o a la parrilla; o bien se consume guisada con rodajas de tomate y cebolla como si fuera un bisteck. Sin embargo, he aquí una receta singular:
Se necesitan:

  • Chuletas ahumadas
  • Vino tinto seco
  • Garbanzos enlatados (optativo)
  • 1 cucharada de fécula de maíz (maizina americana) desleída en un poco de agua
  • Salsa de soya
  • Ajo en polvo y pimienta al gusto. 
  • Sal (de ser necesario y en muy poca cantidad)
  • Una pizca de azúcar
Paso 1: En una sartén al fuego, se colocan las chuletas a dorar ligeramente por ambos lados (No añadir mantequilla ni aceite, pues ella se freirá en su propia grasa) 
Paso 2: Añadir el vino a media cocción junto con la salsa de soya y los condimentos. Luego, añadir la fécula de maíz para espesar la salsa.
Paso 3: Incorporar los garbanzos escurridos dejando cocer hasta que ablanden ligeramente.
Paso 4: Servir acompañado de cualquier contorno que se desee al gusto (puede ser arroz blanco, papas fritas o puré de papas al queso -véase http://lacocinadecharlie.blogspot.com/2010/11/pure-de-papas-al-queso.html-).