Soufflé de queso tipo italiano


El suflé o soufflé es un plato elaborado a base de claras de huevo, que puede prepararse tanto salado (como plato de entrada) como dulce (postre). Ojo: en este último caso no debe confundirse con el merengue o suspiro, ya que es otro tipo de preparación.
Se puede preparar de distintos alimentos a saber: vegetales (espinacas, calabacines/zapallitos, berenjenas, etc.), pollo, carne, jamón, queso, etc.; o bien con frutas o chocolate en el caso de los dulces.
He aquí una receta típica de un soufflé tipo italiano (de 4 quesos):
  • Mantequilla
  • Harina de trigo
  • Leche líquida
  • Claras de huevo
  • Queso Enmenthal
  • Queso Mozzarella
  • Queso Provolone
  • Queso Parmesano
  • Sal, pimienta blanca y nuez moscada al gusto.

Nota: no se nombran cantidades, pues éstas son sólo una referencia.

Paso 1: Se prepara una salsa bechamel con la mantequilla (reservando una cucharada de ésta), la harina, la leche y los condimentos (al añadir la sal hacerlo cuidadosamente, pues los quesos suelen ser salados).

Paso 2: Rallar los quesos en grueso excepto el parmesano que se ralla fino.

Paso 3: Batir las claras de huevo a punto de nieve firme e incorporarlas a la salsa bechamel de forma envolvente (con cuidado para evitar que bajen) junto con los quesos rallados en grueso.

Paso 4: Una vez mezclado todo, se vierte en un molde para soufflé engrasado con la mantequilla restante, se espolvorea con el queso parmesano y se lleva al horno precalentado a 380º F (200º C) durante 45 minutos a "baño de María". Al cabo de ese tiempo se debe servir de inmediato, de lo contrario se desinflará.